viernes, 12 de octubre de 2012

Jata

Jata es uno de los más clásicos destinos montañeros de Bizkaia. Con su cima a 600 metros de altitud (uno menos según Mendikat), y a tan sólo 3 kms. de la costa, es la más importante elevación de nuestro litoral, además naturalmente de constituir una excepcional atalaya desde la que contemplar fantásticas panorámicas.

De los varios accesos posibles, proponemos el que parte de la carretera que llega a Bakio, y que nos permite conocer la interesante ermita de San Miguel de Zumetxaga.


DISTANCIA: 7,6 kms 
DESNIVEL: 580 m. (20–600)  CENTENARIO
DIFICULTAD: Media 8 (5-2-1)  Desnivel continuado  
                                 (Dificultad Muy Baja desde la ermita)
ITINERARIO: ida y vuelta  Inicio y final: Gasolinera de Bakio
VIAS: Pista asfaltada y sendero
ACCESOS: Desde Bilbao en coche, BI-631 dirección Mungia y Bermeo. En el cruce de Larrauri BI-2101 dirección Bakio. Poco antes de entrar en el pueblo (km. 25), el camino se inicia junto a la gasolinera (izquierda), con un rótulo que indica ‘San Miguel’. Bizkaibus A3518 Bilbao-Mungia-Bakio parada Otsategi (unos metros más delante de la gasolinera)
Más información:
Guía cartográfica de Bizkaia mapa 4





Camino de subida (a la vuelta)
Muy poco antes de entrar en Bakio, tenemos por la izquierda una gasolinera, junto a la que se inicia un camino asfaltado con la indicación hacia San Miguel. Aquí tenemos algo de espacio para aparcar, y muy pocos metros más adelante se encuentra la parada de bus, por lo que si hemos venido por este medio, tendremos que retroceder hasta este punto. No hay que confundir nuestro camino con la carretera hacia Armintza, que arranca unas decenas de metros después.

Siguiendo la señal, tomamos la carreterilla, que para empezar nos presenta una buena pendiente. Más adelante se irá suavizando y, aunque el desnivel es continuo, resulta bastante llevadero, alternando arbolado y verdes prados. Vamos pasando varios caseríos diseminados por las laderas, e ignorando primero una desviación a la derecha y después otras dos a la izquierda. Por el Este (izquierda) tenemos algunas vistas sobre Sollube.
 
Ermita
En un último repecho, encontramos una especie de trifurcación junto a un caserío, en la que podemos atajar algo saliendonos por la derecha, mientras el asfalto continúa describiendo una ese. Llegamos así al agradable collado donde se encuentra la ermita de San Miguel de ZUMETXAGA, junto a una campita con magníficos robles y un caserío al otro lado de la carretera.

Se trata de una construcción románica, al parecer del siglo XII, con un refrescante pórtico junto al camino; en la página que enlazamos hay información detallada sobre el tema. Si miramos al norte, puede verse el mar, y algo más a la izquierda, la cima de Jata, con su característica antena con forma de bola. Aunque instintivamente relacionemos este lugar con Bakio, en realidad nos encontramos en el municipio de Mungia, de donde no saldremos casi hasta el final del recorrido.

VARIANTE: La ermita se encuentra más o menos a mitad de camino, tras haber remontado unos 240 metros en 2 kms. Si queremos ahorrarnos el esfuerzo inicial también se puede llegar hasta aquí en coche, con lo que la dificultad se reduce a Muy Baja, según los parámetros que solemos manejar..

Sendero bajo los pinos
Justo antes del caserío hay una pequeña explanada con dos caminos. Aunque cualquiera de ellos nos sirve, escogemos el de la izquierda, apuntado con una vieja señal de madera. Empezamos con un desnivel suave, rodeados de verde por un sendero de tierra que se va estrechando poco a poco. Pasamos una zona arbolada en que los viejos pinos dejan caer sus ramas por encima del camino y, tras superar una curva (prácticamente la única que encontraremos), nos adentramos en el bosque, con el firme cada vez más empedrado y adquiriendo un buen desnivel.

Tenemos ante nosotros una larga pendiente en línea recta, sembrada de grandes rocas que a veces forman escaleras naturales. Ahora predominan los eucaliptos, que desprenden un profundo aroma, y que después serán sustituidos de nuevo por pinos. Cuando parece que llegamos a lo alto de la pala, nos espera otra ración de lo mismo, y después otra, de forma que conviene tomarlo con calma.

Bakio desde media subida
Salimos después a zona despejada, con lo que el paisaje alivia un poco la dureza y monotonía de la ruta: por la derecha tenemos ya una bonita vista de Bakio y, algo más arriba, incluso divisamos al fondo las grandes moles rocosas de Ogoño. A nuestra espalda vamos dejando Sollube, coronado por las numerosas antenas.

En el último tramo de subida, los desniveles aumentan ligeramente, superando el 30%. Hay una única bifurcación –para situarnos, con un matorral redondo de argomas en el centro- en la que los dos caminos volverán a reunirse algo más arriba; pero mi recomendación es seguir por la izquierda, porque la pendiente es la misma pero el camino es algo más ancho y cómodo.

Antena con la cima detrás
Ya asoma en el alto la esfera de la antena, y alcanzamos el cordal cimero entre grandes rocas junto a una alambrada. Sin posibilidad de pérdida, giramos a la derecha, y tomamos un senderito bien marcado que avanza entre el verde y algunos peñascos, en la divisoria de Mungia con Jatabe-Maruri. Este corto tramo resulta encantador después de la dura subida.

Dejamos por la izquierda la antena (por cierto, bastante más pequeña de lo que parece desde lejos) y continuamos hacia la visible cumbre, en un pequeño promontorio sobre el que se erige un mástil, en el que por lo visto ondeaba alguna bandera (JATA, 600 m.). Hay un pequeño buzón con forma de cohete con unas flores de plástico, y se divisa la continuación del cresterío que desciende en dirección al mar hacia Jata-Txiki.

Mojón en la cima
Como es de suponer, las vistas son soberbias. Aparte de Bakio, que tenemos a nuestros pies, con Gaztelugatxe y el Burgoa hacia el Este, por el lado contrario el panorama es más abierto, y enormemente espectacular: vemos toda la costa de Bizkaia hasta el Abra y los montes cántabros, destacando la bahía de Plentzia. Tras la amplia llanada de Mungia, vemos al fondo los montes de Triano, entre otros. Sobre el horizonte hacia el sur se levanta la mole redondeada del Gorbea, y más hacia el Este, los montes de Durango. Toda una panorámica de gran parte del territorio, desde este mirador excepcional.

VARIANTE: Aunque planteamos el descenso por el mismo camino, existe la posibilidad de bajar hasta Bakio por otra ruta. Para ello, basta con continuar por el cordal, descendiendo al collado de Jatabeiñerdia y remontando Jata-Txiki, siempre en dirección norte, para salir a la carretera de Armintza. También se puede acceder a otros puntos de esta vía por caminos más cortos, aunque si no se conoce bien la zona es preferible seguir los trazados más evidentes, porque existen gran cantidad de senderos y pistas que recorren las laderas. Sobre este itinerario, vease http://osakimendi2009.blogspot.com.es/2009/03/jata-600-m-circular.html, con todo lujo de detalles.

Descenso hacia la ermita
Si descendemos por el mismo camino de subida podemos disfrutar de las amplias vistas que antes no tuvimos sobre algunos de los montes más emblemáticos de Bizkaia, que podemos ir distinguiendo a lo lejos. Y como curiosidad, hay que observar que prácticamente desde el momento en que dejamos el cordal ya tenemos a la vista la ermita, 250 metros más abajo y casi en línea recta.

Por cierto, el verde que rodea San Miguel parece expresamente pensado para descansar después de la ascensión y dar cuenta de un respetable bocata –aunque creo recordar que no hay fuente. Si una vez abajo, completamos la jornada con un chapuzón y unas cañitas en Bakio, el plan es lo que se dice fetén.


3 comentarios:

  1. mañana posiblemente me haga esta rutilla por la mañana. estoy pensando en hacer esta misma que explicas aqui, o salir desde la carretera a Armintza, tengo que decidirme....


    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Pedro.

      Ya nos contarás tus impresiones, aunque con este tiempo 'de fin de semana' las vistas se echarán a perder un poco. Si haces otra ruta distinta, ya la veremos en tu blog, que ya lo tenemos localizado.

      Ciao.

      Eliminar
  2. Buenas, pues la hice el lunes partiendo desde la ermita de San Miguel. No tenia mucho tiempo asi que decidí empezar desde ahi. Desde este punto el camino es sencillo, aunque el último tramo parece interminable, jeje. Quería haber metido también el Jatatxiki, pero andaba un poco apretado y decidí dejarlo para otra ocasión.

    Para este sábado ya preparo otra!!!!

    Un saludo

    ResponderEliminar