lunes, 5 de noviembre de 2012

Arraiz


A la más pequeña y occidental elevación de la cordillera del Pagasarri se le ha denominado en algún sitio de Internet como ‘monte previo’, lo que parece muy acertado: en efecto, tiene todos los ingredientes de una montaña, pero en dimensiones reducidas y aptas para cualquier paseante. El reciente rasurado y la conversión de su cima en un parque le han restado encanto rural, pero de momento mantiene su fisonomía natural en varios de sus accesos.

Los principales atractivos de Arraiz residen en las fantásticas panorámicas desde su cumbre, y en constituir un estupendo aperitivo para objetivos montañeros más ambiciosos; pero, sobre todo, en que es un genuino monte bilbaino, al que accedemos en unos pocos metros desde el mismo casco urbano, como veremos a continuación.


ENLACES CON: Kobetas-Larraskitu
Más información:
Mapa Pagasarri Ayuntamiento de Bilbao
            Guía Cartográfica de Bizkaia mapa 33


Como se puede apreciar, en esta ocasión cambiamos algo el formato habitual de las entradas, para dar cabida a varias rutas posibles hacia la misma cima. Así, hemos refundido las anteriores entradas denominadas ‘Arraiz’, ‘Kobetas’ y ‘Campa de Arraiz’, aunque, si alguien estuviese interesado en el poco contenido que ha podido quedar fuera, queda invitado a dejar su Comentario o contarnoslo en el mail ibilkat@gmail.com  

Por cualquiera de los trayectos que elijamos el itinerario será sencillo y corto, y podemos también utilizar uno para la subida y otro para el descenso. E incluso ninguno de los dos…

           
            Ruta desde Kobetas: las mejores vistas

            DISTANCIA: 2,7 kms
            DESNIVEL: 170 m. (175-352)
            DIFICULTAD: Ninguna 1 (1-0-0)
            ITINERARIO: ida. Inicio: aparcamiento del parque Kobetamendi
                                       Final: Cima de Arraiz
            VIAS: Carretera y pista de tierra
ACCESOS: Bilbobus 58  Mintegitxueta-Atxuri
            En coche: Carretera Basurto-Kastrejana en dirección Balmaseda. Se toma la dirección a Altamira y, tras un amplio zig-zag bordeando el barrio, se tuerce a la izquierda para tomar la carretera que linda con el parque. También se puede acceder desde el barrio de Lezeaga (Basurto) subiendo junto al barrio de Monte Caramelo y girando después a la derecha.


Perfil (ida)

Según hayamos accedido en bus o en coche (la primera opción, mucho más sencilla y lógica), el punto de partida lo situaremos bien en el aparcamiento junto al parque de Kobetamendi (inaugurado en 2.005), bien en la parada del Bilbobus, justo al lado de la cervecera. Ambos puntos sólo distan entre sí un puñado de metros.

Parque de Kobetamendi
VARIANTE: Para empezar, si no nos interesa conocer los alrededores del parque, podemos cruzarlo sin más en dirección sureste, pasando junto al estanque, para salir directos al punto que luego se indica.

Vamos a bordear la pequeña loma donde nos encontramos, para lo que retrocedemos en dirección a la pequeña antena que corona el monte Kobetas (norte), perfectamente visible desde aquí. Podemos circular por la carretera, o mejor por la descuidada zona verde adyacente. A nuestra izquierda, un edificio bajo alberga la perrera municipal. Llegamos en pocos metros a un cruce en la carretera  (CRUCE-KOBETAS), que tomaremos hacia la izquierda para describir una amplia curva.

VARIANTE: Desde este punto se puede acceder al alto de Kobetas, subiendo unas escalerillas que se convierten después en sendero, en dirección a la ‘casa grande’ que se encuentra junto a la antena. El vértice geodésico no se encuentra en el punto más alto, sino a un lado de la cima. El retorno podemos hacerlo por el mismo camino, o bien por la carretera que faldea con vistas a Bilbao, hasta alcanzar de nuevo el cruce.

Vista hacia el Kadagua y Sta. Agueda
Por la carretera vamos circunvalando el parque con vistas al próximo valle del Kadagua, con el barrio de Urgozo-Las Delicias y la ermita de Santa Águeda en primer término, en la falda del Arroletza. También hacia el norte tenemos perspectivas sobre Barakaldo, divisandose la torre del BEC. Lamentablemente, junto a nosotros se encuentran varias instalaciones fabriles que afean el panorama, además de incomodarnos con el continuo tránsito de camiones.

A nuestra izquierda dejamos primero de lado la parte trasera de la perrera y después un camino que se introduce en el parque. Cuando llegamos junto a la primera de las fábricas (Atefrisa), dejamos por la izquierda otro camino que se dirige al parque (por el que saldremos de él si hemos seguido la primera variante) y tomamos el camino asfaltado que asciende ligeramente junto a unas instalaciones de la Policía Municipal, con una antena. 

La ruta gira a la izquierda con excelentes vistas sobre Bilbao, el curioso barrio de Mazustegi en primer término y más adelante, en la dirección que llevamos (este), Monte Caramelo. Hasta hace unos años esto era un sendero de tierra, ahora convertido en una amplia y un poco desolada carretera.

En pocos minutos nos sorprende repentinamente a nuestra derecha el enorme tajo de la CANTERA de Arraiz (visible desde muchos puntos de Bilbao), también llamada Ermudaza o de Miguel de la Vía. Encontrandonos en su parte más baja, la vista es sobrecogedora, con una impresionante pared de 40 metros prácticamente vertical –lo que por otra parte impide cualquier posibilidad de regeneración. Los recientes y gigantescos rellenos han modificado de forma decisiva este entorno.

Bilbao desde el borde de la cantera
 Podemos seguir la carretera y, describiendo una amplia curva, aproximarnos a las proximidades de la cima. Pero mola más seguir un senderito que encontramos por la izquierda de la puerta metálica que cierra el viejo recinto. Ascendemos así por las últimas laderas hasta encontrar unos juegos infantiles y mesas de picnic ahora rodeadas por un cercado.

De ahí, tirando a la derecha y siempre en suave subida, accedemos al castillo y la poblada cumbre de nuestro bilbaino montecito (ARRAIZ, 352 m.). 

           
            Ruta desde Betolaza: aire montañero

DISTANCIA: 3,9 kms
            DESNIVEL: 240 m. (110-352)
DIFICULTAD: Ninguna 2 (2-0-0)
            ITINERARIO: ida  Inicio: Bilbobus 27 en Betolaza
                                       Final: Cima de Arraiz
            VIAS: Pista de tierra
ACCESOS: Bilbobus 27 dirección Betolaza hasta c/ Betolaza, 51. En coche, desde Rekalde se pasan dos rotondas a la derecha y se bordean las escuelas de Uretamendi hasta el cruce.
            TRACKhttp://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2742273



El Bilbobus 27 nos deja en la c/ Betolaza, 51, a donde obviamente también podemos acercarnos a pie desde Rekalde, tras pasar la curva que rodea las escuelas de Uretamendi. Justo al lado se encuentra el cruce con la carretera que asciende hacia los conocidos establecimientos hosteleros situados en Arraiz. El cruce está señalizado, con lo que no hay posibilidad de pérdida.

Camino herboso
Tomamos la peligrosa calzada en subida para, al cabo de una decena de metros, encontrar por la derecha una alambrada con puerta (DESVIACION) por la que debemos atravesar. En principio, no parece que nos encontremos en un camino propiamente dicho, sino más bien en una campa; pero se trata de un tramo completamente verde que muy poco a poco va adquiriendo aspecto de camino, a la vez que empieza a mostrar un desnivel creciente. Poco después pasamos otra barrera. El entorno resulta atractivo, totalmente arbolado y con buenas vistas sobre Bilbao y la cordillera de Artxanda.

Fuente del Soldado
La pendiente es suave aunque constante. Dejamos a la izquierda un camino que baja, que es en realidad otro acceso desde la misma carretera. Tras una curva, entramos en un tramo prácticamente recto y seguimos metidos de lleno bajo un bosquecillo, ya por una pista reconocible. Pronto nos encontramos a la derecha con un recodo con algunas mesas donde divisamos la Fuente del SOLDADO, situada sobre una especie de escalones, con un curioso relieve sobre la piedra del muro. Pasamos una curva y enfilamos un nuevo tramo recto y casi llano en dirección a una granja.

Juegos infantiles
Cuando nos aproximamos a ella, tenemos ya a nuestra derecha una zona de juegos infantiles y aparatos deportivos, ya en terreno despejado, rodeados por mesas y barbacoas. Estamos ya en el recientemente inaugurado parque de Arraiz, una amplia zona recreativa homologable a otros parques periurbanos que encontramos por ejemplo en El Vivero o Monte Avril; esta transformación ha borrado por completo el sabor rural que tenían estos parajes y los ha convertido en parte de la ciudad.

Atravesamos la zona de juegos y pasamos, en dirección norte, junto a una fuente y una estación meteorológica, para salir a la pista que nos aproxima a la cumbre, ya visible. Hasta hace poco, el acceso a la cima había que hacerlo por un senderillo junto a una finca vallada que muchos recordarán como ‘la del toro bravo’, por un cartel que lucía avisando del peligro de acercarse al supuesto animal. Pero ahora lo hacemos, bien por el camino marcado, bien por las alfombradas campas junto a las terrazas escalonadas que se han construido, pasando quizá junto a algunas vacas o caballos sueltos, en una suavísima aproximación hacia las instalaciones que tenemos siempre a la vista: los restos del fuerte, otros columpios, algunos bancos y finalmente, el mojón (ARRAIZ, 352 m.).

           
            Paseíto para perezosos: Campa de Arraiz

            DISTANCIA: 2 kms
            DESNIVEL: 20 m. (330-352)
            DIFICULTAD: 0
            ITINERARIO: ida y vuelta. Inicio y final: establecimientos hosteleros de Arraiz
            VIAS: Pista de tierra y campo a través
ACCESOS: En coche, desde la plaza de Rakalde se sigue la calle Gordoniz y se pasan dos rotondas hacia la derecha y tras bordear las escuelas de Uretamendi, se toma en el cruce la carretera de subida a Arraiz. Se sigue hasta los restaurantes Lar Casa de Galicia y Sidrería Arraiz, donde se puede aparcar.
            TRACK: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2617326


Ya lo hemos advertido: también se puede llegar a la cima sin seguir ninguna de las dos rutas propuestas. En coche casi casi hasta el final, y hasta acompañados por la abuelita.

Plazoleta junto a los restaurantes
Iniciamos la marcha en la plazoleta junto a los dos establecimientos hosteleros, también un interesante punto de partida para otros posibles recorridos. Debemos rodear la terraza de la Sidrería Arraiz y tomar un camino que se inicia al costado de este establecimiento. Desde aquí apreciamos a nuestra izquierda (oeste) una campa con un pequeño hórreo y un retoño del árbol de Gernika, y encima, un alto herboso que según algunos datos sería el punto más elevado, y por tanto la auténtica cima de Arraiz –así se indica en el mapa de Topohispania.

Unos metros después encontramos una puerta con paso lateral que debemos cruzar. Tomamos la pista que continúa después de la puerta, completamente llana, y pasamos un pequeño abrevadero a la izquierda. En unos minutos nos adentramos ya en el parque en que se ha convertido toma la lomada, al que nos hemos referido antes. A ambos lados vemos bancos y barbacoas, y por nuestra derecha tenemos unos juegos infantiles, junto a una estación meteorológica y una fuente. Aquí enganchamos con la ruta de Betolaza.

Restos del fuerte carlista
De frente tenemos ya a la vista la cumbre, a la que accedemos por una corta y muy suave pendiente. Entre bancos y columpios, descubrimos las ruinas del fuerte, una mesa de orientación y el vértice geodésico (ARRAIZ, 352 m.), a donde hemos accedido sin ningún esfuerzo.




Mojón en la cima

La cumbre es un fantástico mirador en todas direcciones: además de Bilbao prácticamente al completo, con todo el curso de la ría hasta el Abra, tenemos a la vista toda la cordillera de Artxanda-Ganguren y los montes que se extienden al norte, el valle del Kadagua con la sierra de Sasiburu muy próxima y más allá el Argalario y los montes de Galdames; a nuestra espalda (sureste), el Pagasarri al completo y el Ganeko… En la entrada El mirador de ibilkat hemos puesto algunas fotos de estos magníficos paisajes.

Vistas sobre Bilbao
Como experiencia montañera, la conquista de Arraiz no tiene precisamente mucho valor, pero el plan, en cualquiera de sus versiones o combinandolas (mi recomendación sería subir desde Betolaza y bajar por Kobetas), es excelente como paseo dominguero. La zona, como hemos dicho, carece del sabor rural que tenía antes de su transformación, pero desde el punto de vista paisajístico resulta excepcional, por lo que es obligado dedicar un rato a recorrerlo en cualquier dirección, que siempre encontraremos fantásticas vistas.

Además, tenemos elementos de entretenimiento si vamos con niños, y algunas curiosidades que podemos acercarnos a conocer: además por supuesto del viejo fortín de la cima, la fuente del Soldado que hemos citado antes, el pequeño pinar junto a los columpios, o la parte superior de la cantera. Una oferta completa (sin contar los bares, carillos aunque agradables) para conocer, sin prisa y sin ningún esfuerzo, este rincón imprescindible de Bilbao. 

4 comentarios:

  1. Antes era salvaje, con senderos de los que no sabías seguro a dónde ibas a parar, pero por los que sabías que llegabas a Bilbao. Y los coches... rarezas en los días de buen tiempo. Ahora los alambres para proteger la yerba del ganado (cómo que las escabadoras no estropean...), el cemento y el asfalto han convertido un buen lugar al lado de la ciudad en otro parque en el que dejar el coche al lado de la tumbona. Gracias ayuntamiento por el "cinturón verde" que ya era verde antes de que vosotros le pusieseis el nombre.

    ResponderEliminar
  2. El monte que conocimos hasta hace sólo seis o siete años ya es historia. Lo que existe ahora es, como tú dices, un parque más, equivalente a otros, Montefuerte, el Vivero...

    Y el deterioro se va incrementando y no se detiene. Cada vez hay más viales, zonas acondiconadas, aparcamientos, y no te cuento ya con el asunto de las acampadas.

    El lugar no deja de ser bonito, pero ya no es el monte que nos gustaba ni volverá a serlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Aunque no dejan de tener parte de razón los que han escrito anteriormente, he de decir que de esta manera el acceso a este increible paraje se mejora, pudiendo llegar más gente a disfrutar del lugar y no solo para unos pocos.

    Una mejora en las carreteras, servicios de la zona como papeleras, merenderos, fuentes, etc... creo que han venido muy bien para la ciudadania. Antes era solo de uso de unos privilegiados pero ahora podrán llegar más, con mayor facilidad y disfrutar de la naturaleza.

    Lo que sí veo fundamental es la conciencia cívica para que la gente, respete el monte y los habitantes que viven en el. Esperemos que el ayuntamiento haga bien su trabajo y no deje que se deteriore lo que hasta el momento han dejado muy bonito. Cuando crezcan los más de 7000 árboles plantados esto va a ser precioso.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Amigo, te equivocas por completo en una cosa: el monte no es 'para unos pocos' y menos 'privilegiados'. Cualquiera podía ir a Arraiz cuando era un monte, como cualquiera puede ir ahora, exactamente igual.

    Respecto al resto, por lo que se ve, a ti te gusta más Arraiz como parque. Otros lo preferíamos como estaba antes, porque para parques ya tenemos algunos otros (Vivero, Monte Avril, Montefuerte...), y monte en su estado original nos va quedando cada vez menos.

    Así que naturalmente respeto tu opinión, aunque no la comparto.

    Saludos.

    ResponderEliminar