viernes, 24 de abril de 2015

GR 228: el origen

Hace poco más de un año que la Federación de Deportes de Montaña (FEDME) homologó como corresponde el sendero GR 228 que, por si alguien todavía no lo sabe, es una ruta predeterminada que rodea todo el casco urbano de Bilbao, y recorre buena parte de los montes circundantes.

Para no extendernos demasiado, digamos que hay una normativa internacional que regula con bastante detalle el tema de los senderos catalogados, con su señalización, mantenimiento, etc. La Federación recoge estas normas en el 'Manual de senderos' del que hemos hablado alguna vez, y nos lo explica de forma más breve y amena, por ejemplo, esta otra página.

Hace ya unos cuantos años que el Ayuntamiento de Bilbao se mostró interesado en algo que se llamó ‘Anillo verde’. En un principio parece que no había una idea muy clara de qué hacer, y se empezó por sembrar los montes de áreas de picnic, con mesas, parrillas y cosas de esas, con más o menos fortuna. A ello se sumaron algunas iniciativas disparatadas, como aquélla de hormigonar algunas pistas del Pagasarri, que tuvo la virtud de poner en pie de guerra, de forma unánime, a todos los aficionados a la montaña y el senderismo. Esta página del año 2.009 es testimonio de aquella marea contra semejante aberración.

El caso es que finalmente fraguó la idea de diseñar un sendero de Gran Recorrido (GR) que rodease la villa por completo y, una vez obtenida la homologación, sirviese para disfrute de los paisanos, además de para que Bilbao apareciese en los catálogos de rutas y supuestamente atrajese a visitantes de bota y mochila. Se supone que el mismo impulso obligaría también a mantener en condiciones óptimas el entorno de todo el itinerario.

La amable periodista que vemos en el video de aquí abajo nos presenta el invento, con la compañía del presi de la Federación Vizcaina y, cómo no, del concejal Sabas que, como deducimos astutamente de las imágenes, ha llegado ¡en coche! En fin, sin comentarios, que si no, nos vamos a poner demasiado ácidos.


Es claro que en realidad no se trata de un trazado de nueva planta y, que sepamos, sólo se han abierto un par de pequeños tramos nuevos en Artxanda. Por otra parte, la iniciativa tampoco está exenta de críticas: hay gente que sencillamente lo considera innecesario, y en algunos foros hay quien se muestra molesto por la proliferación de marcas, señales y mapas, como ya comentábamos en la entrada 'Malditas señales'.

En cualquier caso, ya tenemos digamos en funcionamiento este GR 228, con su trazado y su señalización, para quien quiera utilizarlo.

Y eso es justo lo que hemos hecho. Como no podía ser menos en un blog serio, que está al día en los acontecimientos relevantes, y en cuyo ADN (suponiendo que los blogs tuvieran ADN) los genes bilbainos se distinguen sin microscopio, nos hemos lanzado a recorrer este anillo –rojiblanco, faltaría más- para contar a sus señorías lo que hemos visto.

Más info

Por si a alguien le interesa, la página del Ayuntamiento (bilbao.net) informa –aunque no demasiado- sobre el tema aquí, y la de Senderismo de Bizkaia, en este otro sitio. También nos ha gustado esta otra página, que no conocíamos, donde se habla del GR.

Por su parte El Correo, junto con los excelentes mapas que acostumbra, y que siempre nos dan tanta envidia, dedica a la ruta un par de artículos, uno para la parte sur, y otro para la norte, claro.

Y para terminar, más sobre los senderos y su normativa en la página de la Federación que antes citábamos.  


En esta ocasión no ponemos nuestro propio track, porque el de la FEDME está en Wikiloc, y no lo podemos mejorar, así que lo dejamos como ruta 'oficial' en formato para GPS.

Recorrido

Como es evidente, el ‘anillo’ circunvala el término municipal de Bilbao, sin abandonarlo en ningún momento (o casi), cuestión que habrá que valorar si es acertada o no. De forma que tenemos un trazado más o menos montañero por la cordillera de Artxanda al norte, y otro por la del Pagasarri al sur, enlazados por dos inevitables incursiones en el casco urbano.

La verdad es que empezamos por no saber exactamente la longitud del recorrido. La página del Ayuntamiento dice que son ni más ni menos que 99,3 km., mientras que la información del Correo (que en estos temas suele ser muy precisa) habla de 71. Aunque el track de la Federación que decíamos antes se va hasta casi los 102, se aclara que incluye ida y vuelta de los accesos, con lo que en realidad son los 71 kms. citados. Y en todo caso, estas magnitudes incluyen los once accesos diseñados desde el casco urbano, con lo que la ruta circular propiamente dicha, parece que se queda en torno a los 40 kms.

La idea de incluir los accesos es algo que no parece tener más sentido que sumar kilómetros para lograr la homologación como GR, que debe tener al menos 50. Para ello se ha echado mano, al menos en parte, de aquellas viejas (y un tanto sosillas) rutas que la web del Ayuntamiento todavía mantiene con vida, a las que nos hemos referido en alguna ocasión. Pero lo cierto es que ahora no les vemos ninguna utilidad (a los accesos, digo), e incluso suponen un cierto estorbo, como iremos contando.

Pero bueno, aquí nos referiremos al itinerario circular en sí, olvidandonos de ellos.

Etapas

Tomando como referencia esa longitud de 40 kms., la ruta se puede recorrer obviamente como se quiera, si bien daré mi opinión, que para eso estamos:

-          trayecto completo: 40 kms. son muchos kilómetros. Si a ello se le suma un desnivel acumulado que en algún sitio se dice que ronda los 1.000 metros, el resultado es una burrada, al menos para los parámetros en que nos movemos normalmente. Todo se puede hacer, claro, pero de no ser uno practicante de carreras de montaña, ultra trail y cosas así, mejor ni intentarlo
-          en dos etapas: repartiendo bien las distancias, salen a 20 kms. cada una, o sea, llevadero si se está más o menos acostumbrado. Mi recomendación sería fijar inicio y final en Zorroza y La Peña, por facilidad de accesos y perfiles más o menos semejantes
-          si lo hacemos en tres o más, la cosa es ya muy asequible, aunque hay que fijarse bien en los accesos al transporte, porque en etapas muy cortas resultará que recorremos más en ir y volver que en el trazado propiamente dicho.

Para ser sincero, como algunos ya andamos un poco renqueantes para aventuras demasiado exigentes, yo lo he hecho en dos etapas, aunque diríamos asimétricas, incompletas y rellenando aparte algunos trozos sin orden ni concierto, vamos, un pequeño caos.

Y también diré que, aunque lógicamente se puede hacer en la dirección que se quiera, hemos preferido el sentido antihorario, empezando por el sur y terminando por el norte. Simplemente, porque cuadraba mejor el paso por algunas zonas conocidas, y además incluía algún tramo que parecía mucho más apetecible subir que bajar.

A propósito del transporte público, nos ha parecido oportuno incluir los puntos más próximos a la ruta, de forma que se facilite incorporarse donde a uno mejor le venga, o utilizarlos como vía de escape si decide abandonar.

Para terminar, diremos que la descripción la hemos dividido en partes, pero no como etapas, sino sólo para que la exposición no se convierta en un ladrillo demasiado largo.

Así que, vamos con ello… otro día. (continuará)

2 comentarios:

  1. Hola, este sendero me resulta muy conocido saliendo desde Uretamendi por la vía de Arraiz camino del Pagasarri, poco a poco se nota la afluencia por la promoción, cuando antes prácticamente los que vivimos en la zona subíamos por este recorrido, digamos que era como nuestro jardín trasero,pero bien está que se conozcan mas formas de subir que no las típicas.Saludos

    ResponderEliminar
  2. En una próxima entrada iré comentando algunos detalles de la ruta, a ver qué te parece.

    Un saludo.

    ResponderEliminar